Las hemorroides y los tratamientos farmacéuticos.


Los consejos que recomendamos en la farmacia se basan en medidas higiénicodietéticas principalmente y en el empleo de productos de uso tópico que llevan sustancias vasoprotectoras, calmantes y antipruriginosos principalmente. El tratamiento debe adaptarse a las necesidades del paciente y a las molestias más características que relata. Es conveniente señalar que no existe un tratamiento farmacológico verdaderamente eficaz para las hemorroides dado que los productos tópicos empleados tienen un efecto esencialmente sintomático del dolor, del picor y de la congestión de las venas hemorroidales.

Las medidas higiénicodietéticas deben ser la base sobre la que descanse el tratamiento y en la mayor parte de los casos las que contribuyen a la eficacia en la desaparición de los síntomas.

En primer lugar es muy importante evitar el estreñimiento y los esfuerzos en la defecación. El consumo regular de fibra ayuda a que las heces sean más blandas y más fáciles de expulsar. También el abuso de laxantes catárticos, hábito muy extendido en la población femenina, puede originar la aparición de las dichosas hemorroides. Por lo que no es conveniente la toma indiscriminada y crónica de este tipo de productos, que generalmente se venden bajo la apariencia de hierbas para perder peso. Los laxantes recomendados en estos casos serán los no irritantes de la mucosa intestinal como la fibra y los mucílagos y los laxantes lubrificantes como el aceite de parafina.

Es necesario revisar nuestra dieta y prescindir o por lo menos disminuir la ingesta de alimentos como los embutidos, la carne, las comidas picantes, el alcohol, y el abuso de té o café fuertes.

Es muy importante la higiene de la zona anal. Hacer los llamados baños de asiento con agua templada después de cada deposición. Es mejor utilizar jabones ácidos y sin perfume para aliviar el picor. También es bueno usar toallitas especiales para el secado de la zona.

En cualquier caso el tratamiento de las hemorroides variará en función del tipo de paciente y del grado de evolución de las hemorroides. El tratamiento farmacológico por vía oral debe ser competencia del médico. El farmacéutico recomendará las medidas higiénicodietéticas que hemos comentado y en algún caso alguna pomada que sirva para aliviar los síntomas momentáneamente.

Las hemorroides son una afección que tiende a ocultarse o por los menos el paciente suele aceptar este trastorno y sufrirlo como decía el anuncio "en silencio" y muchas veces no lo comenta ni siquiera con el médico. Se llega a confesar que se tienen hemorroides cuando en realidad se está sufriendo una trombosis hemorroidal o por lo menos el paciente presentar un grado avanzado de la enfermedad.

Por lo que nuestro consejo final como farmacéuticos es que no se deje pasar el tiempo, que cuando se comience con molestias hemorroidales se pongan todos los medios a nuestro alcance para que la cosa no vaya a más y observar siempre las medidas sencillas que hemos apuntado.


Fuente: www.farmaciaroman.com

El consumo de alcohol y las hemorroides.


Se aconseja beber bastante líquido mientras se tiene hemorroides. Por supuesto, el alcohol no se incluye en el grupo de líquidos aconsejados. El alcohol tiene un efecto nefasto para las hemorroides.
Seguramente, si alguna vez has sufrido hemorroides y te has ido de juerga y has bebido unas cuantas copas, habrás notado que al día siguiente e habrá empeorado significativamente. Posiblemente habrá sangrado más y te habrá dolido más. Esto se debe a dos motivos:

1º- El alcohol produce una irritación del intestino y sobretodo al paquete venoso ,donde se forman las hemorroides (venas inflamadas).

2º- El alcohol deshidrata y acidifica al cuerpo lo cual perjudica a nuestra hemorroides. Si alguna vez va a una barra observe la frecuencia con la que la gente de la barra tiene que visitar el baño. Es decir, que cuando tomamos alcohol deshidratamos el cuerpo, el cual necesita estar más hidratado para favorecer la reducción de la hemorroides.

Y por último, si estas tomando medicamentos como tratamiento médico para las hemorroides, el alcohol puede anular o aumentar descontroladamente los efectos de los medicamentos.

Hemorroides en embarazadas.


Un incidencia alta de síntomas hemorroidales ha sido encontrado en mujeres embarazadas, antes y después del parto. Las hemorroides trombosadas son una condición dolorosa y común durante el embarazo y en el periodo de post parto. Se encontró que los partos traumáticos y de bebés pesados son concomitantes con las hemorroides trombosadas; Además, un estudio en Francia encontró una incidencia de 9.1% en los últimos tres meses de embarazo, y en un amplio estudio en Australia se encontró una incidencia de 25% en mujeres que tuvieron cesáreas.

¿Qué se puede hacer entoces?
Beba líquidos en abundancia.

Beba por lo menos de 8 a 10 vasos de agua por día.
También ayuda tomar uno o dos vasos de jugos de fruta, como el de ciruela.
Coma alimentos ricos en fibra.
Coma frutas y verduras crudas, cereales de salvado y otros alimentos ricos en fibra.
Si siente un aumento de gas, incorpore gradualmente la fibra en su dieta.
El salvado de trigo es un buen suplemento de fibra porque produce menos gas que otros alimentos con gran contenido de fibra.


Haga ejercicio regularmente.

Con la aprobaión de su profesional de la salud, el caminar y realizar otras actividades inocuas durante por lo menos 30 minutos por día ayuda al sistema digestivo a funcionar adecuadamente.
Asegúrese siempre de averiguar con el profesional de la salud qué ejercicios puede hacer y cuánto tiempo puede mantener el programa de ejercicios.
No se demore.

Vaya siempre al baño en cuanto sienta ganas.

Si se demora, le costará más mover el vientre.


No aumente mucho de peso.

Aumente una cantidad adecuada de peso
No se pase de los límites de aumento de peso que le indique el profesional de la salud.
El exceso de peso pone más presión sobre el abdomen y tendrá más probabilidades de que le salgan hemorroides.


Evite estar de pie o sentada durante períodos largos.

Si debe permanecer sentada durante mucho tiempo, levántese y camine unos minutos cada hora o poco más.
Cuando esté acostada, descanse sobre el lado izquierdo para aliviar la presión.

Dieta y hemorroides o almorranas.


Cuando sufrimos hemorroides, lo principal es buscar alimntos que no irriten el colon y que favorezcan el paso intestinal. El agua siempre es un buen aliado para favorecer esto. Y cuando se trata de alimentos, tomaremos los que son ricos en fibra.

Alimentos ricos en fibra: La fibra es muy necesaria para evitar el estreñimiento. Los alimentos ricos en fibra favorecen las expulsión de las heces que son al mismo tiempo mucho más blandas por lo que no dañan tanto las paredes del ano y las venas que allí pueden existir. Por otra parte, al facilitar la evacuación, ayudan a la persona a no tener que realizar tanta fuerza por lo que, al no existir tanta presión, no se alteran tanto las venas del ano.

Entre los alimentos ricos en fibra tenemos los siguientes:

Los cereales integrales: Los cereales integrales ( arroz, maíz, avena, trigo, etc.) contienen mucha fibra. Entre todos ellos es la avena la que contiene más fibra soluble, de ahí que se aconseja tomar este alimento en forma de copos, especialmente durante el desayuno. El pan integral o pastas integrales son alternativas sabrosas y sanas para sus homologos industrializados.

Las legumbres: Las legumbres ( lentejas, alubias, judías, guisantes, habas, garbanzos, soja, etc.) constituyen un grupo de alimentos muy ricos en fibra. Entre todos ellos merecen ser nombradas especialmente los garbanzos.

Las frutas: Aunque el contenido en fibra de las frutas no alcanza el de los cereales o legumbres, las frutas son alimentos que contienen bastante fibra aparte de ser jugosas y aportar grandes cantidades de líquido que ayudarán a la deposición. Naranjas, las manzanas los higos, las fresas, los kiwis, los plátanos y las peras.

Las verduras y hortalizas: constituyen otro grupo de alimentos ricos en fibra.

Dieta y hemorroides o almorranas.

Hay alimentos que deben ser evitados para prevenir o suavizar el efecto de las hemorroides o almorranas.
Entre los alimentos que se deben evitar y tomar en menos proporción hay:

Cereales no integrales: Al refinar los alimentos estos pierden su fibra (aparte de varias cosas esenciales más).El arroz blanco, pan blanco o pasta no integral ,los productos de repostería realizados mediante harinas refinadas, como las galletas, los pasteles, etcresulta poco recomendable en la dieta de la persona que padece de hemorroides. Al perder la fibra dificultan el paso intestinal y agraban e irritan las mucosas y hemorroides.

Azúcares refinados : Los azúcares refinados son muy pobres en fibra, favorecen el estreñimiento y perjudican a la persona con hemorroides. Por o hablar de los desajustes de glusosa e insulina que se producen en la sangre.
Llevan azucar blanco: las pastas, los pasteles, los caramelos o los dulces en general que contienen este tipo de azúcares.

Picantes: Los picantes irritan el intestino y aumentan el dolor o escozor de las hemorroides. No conviene tomar alimentos condimentados con mostaza o pimienta cuando se sufre de almorranas.

Alimentos en salazón o que contengan mucha sal: La sal en exceso perjudica las hemorroides. No resultan convenientes los alimentos conservados en sal con este problema.

Alcohol o café: Por sus propiedades estimulantes y vasoconstrictoras el alcohol o el café no resultan convenientes.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...