Las hemorroides y los tratamientos farmacéuticos.


Los consejos que recomendamos en la farmacia se basan en medidas higiénicodietéticas principalmente y en el empleo de productos de uso tópico que llevan sustancias vasoprotectoras, calmantes y antipruriginosos principalmente. El tratamiento debe adaptarse a las necesidades del paciente y a las molestias más características que relata. Es conveniente señalar que no existe un tratamiento farmacológico verdaderamente eficaz para las hemorroides dado que los productos tópicos empleados tienen un efecto esencialmente sintomático del dolor, del picor y de la congestión de las venas hemorroidales.

Las medidas higiénicodietéticas deben ser la base sobre la que descanse el tratamiento y en la mayor parte de los casos las que contribuyen a la eficacia en la desaparición de los síntomas.

En primer lugar es muy importante evitar el estreñimiento y los esfuerzos en la defecación. El consumo regular de fibra ayuda a que las heces sean más blandas y más fáciles de expulsar. También el abuso de laxantes catárticos, hábito muy extendido en la población femenina, puede originar la aparición de las dichosas hemorroides. Por lo que no es conveniente la toma indiscriminada y crónica de este tipo de productos, que generalmente se venden bajo la apariencia de hierbas para perder peso. Los laxantes recomendados en estos casos serán los no irritantes de la mucosa intestinal como la fibra y los mucílagos y los laxantes lubrificantes como el aceite de parafina.

Es necesario revisar nuestra dieta y prescindir o por lo menos disminuir la ingesta de alimentos como los embutidos, la carne, las comidas picantes, el alcohol, y el abuso de té o café fuertes.

Es muy importante la higiene de la zona anal. Hacer los llamados baños de asiento con agua templada después de cada deposición. Es mejor utilizar jabones ácidos y sin perfume para aliviar el picor. También es bueno usar toallitas especiales para el secado de la zona.

En cualquier caso el tratamiento de las hemorroides variará en función del tipo de paciente y del grado de evolución de las hemorroides. El tratamiento farmacológico por vía oral debe ser competencia del médico. El farmacéutico recomendará las medidas higiénicodietéticas que hemos comentado y en algún caso alguna pomada que sirva para aliviar los síntomas momentáneamente.

Las hemorroides son una afección que tiende a ocultarse o por los menos el paciente suele aceptar este trastorno y sufrirlo como decía el anuncio "en silencio" y muchas veces no lo comenta ni siquiera con el médico. Se llega a confesar que se tienen hemorroides cuando en realidad se está sufriendo una trombosis hemorroidal o por lo menos el paciente presentar un grado avanzado de la enfermedad.

Por lo que nuestro consejo final como farmacéuticos es que no se deje pasar el tiempo, que cuando se comience con molestias hemorroidales se pongan todos los medios a nuestro alcance para que la cosa no vaya a más y observar siempre las medidas sencillas que hemos apuntado.


Fuente: www.farmaciaroman.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...