Las hemorroides y el estrés.

Una de las principales causas de la aparición de hemorroides es el estrés. Aunque no lo parezca, el estrés, la tensión acumulada, perjudica al sanado de las hemorroides y almorranas.

Por tres puntos:

Razón nº1- El estrés produce estreñimiento con defecaciones dificultosas que irritan el colon e intestino grueso. Para nuestro cuerpo el estrés es una situación de tensión (lucha o huida) y dependiendo del grado de estrés nuestro cuerpo acopla energías para tales situaciones. Restando parte de la energía necesaria para realizar la digestión. Esto es lo que provoca el estreñimiento.

Razón nº2- Por otra parte, durante largos periodos de estrés, se produce una perdida de elasticidad de ciertos músculos que involuntariamente contraemos y por tanto no llega sangre y nutrientes necesarios a dichos músculos. Estos músculos son entre otros, los del estómago y esfínter.

Razón nº3- El estrés provoca un aumento en la presión sanguinea.... nada bueno para los capilares venosos de nuestras hemorroides y almorranas.

Remedios casero y natural para hemorroides: Vinagre de manzana.


Este remedio es a base de vinagre de sidra de manzana y aunque pueda escocer y ser muy doloroso es, sin embargo, un buen remedio para momentos de intenso dolor.

Se debe aplicar de la siguiente forma:

Se deben aplicar paños de algodón empapados de vinagre de sidra de manzana sobre la zona afectada un par de veces al día durante 15 minutos... luego lavate con agua fresca... verás que alivio.

Y es que el vinagre de sidra de manzana tiene muchas propiedades curativas y que nos ayudan a recuperarnos de esas malditas hemorroides.
-Regenera tejidos afectados
-Puede usarse cuando aparecen obstrucciones de los vasos sanguíneos y se hinchan los nódulos linfáticos.
-Incluso es calmante del dolor.

Así que ya sabéis, este remedio aunque conforme lo apliques te escocerá, notarás enseguida una mejora.

Medidas higiénicas , pomadas y por último, más remedios.


- Puede ser beneficioso en hemorroides incipientes la realización de baños de asiento con agua tibia durante 10-15 minutos, dos o tres veces al día.

Si, pese a estas medidas higiénico-dietéticas, a la dieta y a los cuidados,las hemorroides no mejoran o progresan, el siguiente escalón en su tratamiento es la aplicación de tratamientos tópicos mediante cremas, pomadas, supositorios etc. Estos compuestos suelen presentar una asociación de anestésicos locales, antiinflamatorios (corticoides etc.), descongestionantes venosos, etc.

Cuando la enfermedad se encuentra más evolucionada, sobre todo cuando la dilatación de las hemorroides y el prolapso hacia el exterior es mayor, estas medidas higiénico-dietéticas no serán efectivas. En este caso se puede intentar la realización de tratamientos intermedios antes de la cirugía, como son las inyecciones es clerosantes o la colocación de bandas elásticas. Estos tratamientos consisten en la i las hemorroides para producir una fijación del tejido y evitar su protrusión hacia el exterior y con ello su ingurgitación, sangrado, etc.

Remedio casero y natural para hemorroides o almorranas: Fitoterapia y alfalfa


La Alfalfa contiene proteínas, grasas, hidratos de carbono; minerales como el sodio, magnesio, potasio, azufre, calcio, fósforo, hierro, cobalto, manganeso, cobre, molibdeno, boro, cloro, así como trazas de zinc, estroncio, níquel y plomo.
Entre las vitaminas es importante su contenido en vitamina K y Vitamina C. Además posee caroteno, Vitaminas D y E, tiamina, riboflavina, ácido nicotínico, ácido pantoténico, piridoxina, inositol, biotina, ácido fólico, vitamina U y B12 o cianocobalamina.
La Alfalfa tiene efecto rejuvenecedor incluso anticelulítico. Por otra parte, la alfalfa germinada tiene gran cantidad de fibra que ayuda a favorecer el transito intestinal evitando irritaciones intestinales.

Para tomarlo:
1 taza de hojas de alfalfa
1 vaso de agua
1 cucharada de miel
1/2 pepino pelado.

Lavar perfectamente bien la alfalfa y desinfectarla (mejor brotes de alfalfa) Colocar la alfalfa y el pepino lavado y picado en la licuadora. Después añadir el agua y la miel. Servir y tomar un vaso a diario especialmente en la mañana.

Fitoterapia y hemorroides.

Fitoterapia para las hemorroides: parte II.

Los preparados a base de Castaño de Indias (Los frutos y las semillas contienen flavonoides)En uso externo es antinflamatorio, antiedematoso y necrosante. Por vía intravenosa es tóxico (hemolítico)., Ruscus o Ginko mejorarán la circulación en esa zona (Se utilizan las hojas ) Por su contenido en biflavonoides actúa a nivel arterial, capilar y venoso. Es vasodilatador periférico y cerebral, tónico y antiespasmódico venoso, es decir activador de la circulación de retorno, antinflamatorio, antihemorrágico, y los Bioflavonoides (sustancias que se encuentran en la piel de naranjas y limones) fortalecerán las paredes de esas venas para que las hemorroides no sangren con facilidad.

Si vemos que el sistema nervioso está alterado podemos tomar infusiones de Melisa, Pasiflora, Azahar o Tila. O hacer ejercicios que ayuden a la circulación de retorno, como caminar.

Hemorroides y comidas picantes.

En principio, se daba por sentado que la comida picante era causa de origen y empeoramiento de las hemorroides o almorranas.
Ahora ha salido un estudio donde indica que se ha demostrado que no empeoran los síntomas de las hemorroides.
Otro estudios indican que la comida picante no causa hemorroides, sino solamente las irrita. (solamente?, eso es lo peor).
Pero bueno, eso que dicen los estudios es un poco relativo según quien los haga.

En fin, sabemos que las hemorroides o almorranas son venas intestinales. Y que la comida picante, al igual que mucha sal o el alcohol, irrita las paredes intestinales, que es donde se encuentran estas, por tanto no hace falta ser muy listo para ver la relación entre una cosa y otra.

De todas formas quien las tenga o haya tenido sabrá que es lo que le afecta más o menos. Y que aunque algunos estudios (en este caso uno) dicen lo contrario, es mejor prevenir y no creerse esa información de primeras.

Tipos de hemorroides.

Tipos de hemorroides:

Las hemorroides internas involucran las venas dentro del recto. Las hemorroides internas usualmente no duelen pero pueden sangrar sin ocasionar dolor.
Las hemorroides prolapsadas pueden estirarse hacia abajo hasta salirse del ano. Una hemorroide prolapsada puede volver a invaginarse dentro del recto por cuenta propia, o usted puede empujarla cuidadosamente de vuelta hacia adentro.
Las hemorroides externas ocurren en las venas afuera del ano. Pueden dar comezón o doler y algunas veces pueden rajarse y sangrar.
Si usted tiene una hemorroide puede sentir un abultamiento sensible al tacto en el borde del ano. También es posible que usted vea sangre en el papel higiénico o en el inodoro después de tener una evacuación intestinal.

Las hemorroides internas son las que más preocupan a la hora de tratar:

La mayoría de hemorroides dolorosas (de todo tipo) dejan de doler por cuenta propia en una a dos semanas. Si las suyas le siguen molestando hable con su médico.

La ligación con caucho (de la que ya se ha hablado) puede usarse para tratar hemorroides internas. Así se frena el flujo de sangre al área y la hemorroide se seca. Y se puede evitar la cirugía.
Otro método para evitar la cirugía de hemorroides internas es deshacerla con una sustancia química inyectada.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...