Mostrando entradas con la etiqueta Almorrana.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Almorrana.. Mostrar todas las entradas

ALIVIA LAS HEMORROIDES CON EL FRÍO.


Los efectos del frío sobre la piel son dos principalmente. 

Por una parte el frío es un vasocontrictor, hace que la circulación sanguínea se retire de la parte superficial de la piel y por tanto se desinflame la hemorroide o almorrana.  Si aplicamos frío en la zona de la hemorroide, notaremos un alivio al instante y sentiremos como se reduce la inflamación de la vena congestionada. No obstante hay que tener algo en cuenta. Si bien es cierto que el frío tiene un efecto vasoconstrictor, al cabo del tiempo (unos 10 minutos) puede producir el efecto contrario. Por tanto, el frío no deberá aplicarse más de 10 minutos.  Eso es lo que sucede cuando en un día muy frío se enrojecen las mejollas y la nariz. Nuestro cuerpo, con la intención de evitar daños en los tejidos que se enfrían en exceso, lleva una mayor cantidad de sangre caliente. 


Por otra parte, el frío tiene la capacidad de aliviar el dolor. En cierta manera el frío adormece la zona y produce, a través de la sedación de los nervios de la piel, un gran alivio..

Sabiendo este sencillo remedio para aliviar las hemorroides, únicamente nos falta por averiaguar cómo lo vamos a aplicar. Un remedio sencillo y económico de preparar. La forma más sencilla es utilizar agua fresca o fría. Siempre que se sienta dolor y sobre todo después de hacer las deposiciones.

También podemos utilizar baños de asiento, llenar con agua fresca un recipiente lo suficientemente grande como para introducir nuestras posaderas dentro de ellas. esta forma de aplicar el frío es más útil cuando las hemorroides son internas.


Si el dolor es muy fuerte, podemos pasarnos suavemente un cubito de hielo, el alivio será inmediato.

RUSCO O ACEBO PARA HEMORROIDES.


La planta Ruscus aculeatus, es conocida por diferentes nombres: escoba del carnicero, rodilla acebo, acebo caja y escoba dulce, recibe su nombre debido a que fue utilizado una vez por los carniceros en Europa para limpiar sus bloques de cortar. Pero el nombre más común es Rusco o acebo menor. El rusco tiene una larga historia de uso tradicional para las hemorroides y venas varicosas. De hecho, frecuentemente se utiliza cuando hay mala circulación subyacente en las venas.

Dado que la hemorroide es al fin y al cabo una acumulación de sangre que produce una inflamación, podríamos utilizar las propiedades vasoconstrictora y antiinflamatoria del rusco para reducir la inflamación. El rusco se ha demostrado que causa constricción de las venas mediante la activación de los receptores alfa-adrenérgicos en las células del músculo liso de las paredes de las venas, que son los músculos que se contraen y dilatan dificultando o facilitando la circulación de la sangre. Hay varios pruebas que estudian y ofrecen pruebas sobre la eficacia de rusco para las hemorroides. Resumiendo, los datos extraídos aseguran que después de estudiar 124 casos de pacientes con hemorroides, encontraron que el 75% de los que tomaron extracto de rusco sintieron un alivio de las molestias y tuvieron una reducción de las hemorroides o almorranas. 

El rusco se recomienda generalmente en forma de cápsulas o té. El té, que tiene un sabor ligeramente amargo, se prepara al agregar una cucharadita de la hierba en una taza de agua caliente durante 10 a 15 minutos. Un edulcorante natural tal como la estevia  o Stevia se puede utilizar para endulzar. Aunque también no sirve la miel.

Contraindicaciones:

El rusco puede interactuar con medicamentos para la presión arterial alta, la hiperplasia benigna de próstata (HBP), bloqueadores alfa, antidepresivos o inhibidores de la MAO (estos últimos son los primeros antidepresivos que se inventaron, el nombre de MAO hace referencia a monoamina oxidasa).

UN EJERCICIO PARA LAS HEMORROIDES.

Las hemorroides, ya sean internas o externas, aunque se sientan más a la hora de evacuar, tienen su origen en una mala circulación sanguínea en la zona. Cuando estamos mucho tiempo sentados, la presión que ejerce el asiento sobre las nalgas, impide la circulación sanguínea de forma fluida. También impedimos que la circulación sanguínea sea fluida cuando permanecemos mucho tiempo de pie parados. Cuando la sangre se queda en la hemorroide o almorrana, esta se inflama y es cuando produce el dolor, escozor y en algunos casos sangrado.

Existe un ejercicio que tiene su origen en el yoga, que nos ayuda a mover la circulación sanguínea de la zona. Es ideal para cuando sentimos las molestias típicas que producen.

EL EJERCICIO:

- Nos tumbamos hacia arriba con las piernas flexionadas y la planta de los pies en el suelo
- Los brazos deben ir estirados a lo largo del cuerpo.
3º- Hay do movimientos que deben ir acompañados de la respiración:
     3.1º -  Inspiramos y arqueamos la espalda baja, la zona lumbar.
     3.2º -  Espiramos y llevamos la zona lumbar hacia el suelo. Es importante que esté en contacto la mayor superficie de la espalda con el suelo.



Repetiremos este movimiento de forma dinámica pasando del paso 1 al 2 como en el dibujo y al ritmo de la respiración. En la bajada o aplanamiento de la zona lumbar para estar en contacto con la superficie del suelo, el movimiento debe ser poco a poco, vertebra a vertebra. Desde las dorsales bajando una a una hasta llegar al sacro. En breve notareis resultados.
Debes colocarte sobre una esterilla o toalla, evita que el suelo esté frío.

En Yoga existen muchos ejercicios que nos son útiles para reducir las hemorroides o almorranas. En general, se tratará de hacer ejercicios invertido, que son aquellos en que la cabeza se encuentra debajo de la pelvis. Algunos ejemplos son:

Uttanasana

Halasana

ACELGAS PARA LAS HEMORROIDES.


La verdad, no es que sea el vegetal preferido de los niños, pero también es cierto que no suelen ser los niños los que sufran de hemorroides o almorranas. La acelga se toma para desinflamar ciertas partes de nuestro cuerpo como la vejiga, la próstata, tubo digestivo y hemorroides o almorranas que puedan aparecer en este. Además, sirve para problemas de estreñimiento facilitando el paso de las heces.

Primeramente, podemos incluir las acelgas en nuestra dieta. 

El modo más sencillo es hacerlo en ensaladas. Pero podemos hacer un caldo de acelgas. Estas son más suaves que las espinacas y su tiempo de cocción es menor. 
Debemos cortar las hojas verdes para hervirlas. Cuando el agua rompa ha hervir, se echan las hojas de acelgas y se deja que hierva durante 20 a 30 minutos. Se añade sal al gusto y luego se escurre para que no sepa amarga (yo personalmente le echo un chorro de limón).

  • Se debe tomar 2 veces al día.

Para sacarle el máximo provecho a las acelgas si queremos eliminar el dolor de las almorranas es aplicarlas directamente sobre esta. Lo único que hay que hacer es cortar unas hojas, lavarlas y dejarlas en la nevera. Se aplica la cantidad suficiente que necesitemos para cubrir la hemorroide y si puede ser, debe hacerse 3 veces al día, puedes ayudarte de una gasa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...