Mostrando entradas con la etiqueta Hemorroides en embarazadas.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Hemorroides en embarazadas.. Mostrar todas las entradas

Bioflavonoides para hemorroides: ideal para embarazadas.


Para las almorranas o hemorroides, tanto internas como externas, podemos echar mano a un compuesto vegetal que recibe el nombre de bioflavonoides. Los bioflavonoides son un remedio natural y casero y se creen actúa sobre las hemorroides estabilizando y el fortaleciendo las paredes de los vasos sanguíneos y reduciendo la inflamación.

Desde hace tiempo se llevan utilizando para reducir la inflamación, el dolor y posibles sangrados durante un ataque agudo de hemorroides.

Este tratamiento para las hemorroides es muy aconsejable para las hemorroides y almorranas en embarazadas ya que apenas tiene efectos secundarios, y si aparecen son leves y poco frecuentes (los flavonoides tangeretina sin embargo, no debe ser utilizado por las personas que toman tamoxifeno para el cáncer de mama).

Los principales flavonoides que se encuentran en las frutas cítricas, diosmina, herperidin y oxerutinas, parecen ser beneficiosos. Por tanto podemos asegurar que comer frutas cítricas es un buen remedio para las hemorroides.

El parto, ¿porqué aparecen hemorroides?

 Es tanto el esfuerzo que también es posible que aumente la presión sanguínea favoreciendo la aparición de almorranas o hemorroides. De hecho, no es raro que durante el parto, se llegue a defecar de manera involuntaria al tener que realizar un gran esfuerzo.
Al final, entre los puntos de sutura y las hemorroides y almorranas, se pase un post parto verdaderamente molesto.

Para aliviar esto, existen algunos consejos que puedes seguir para aliviar las molestias y desaparezcan cuanto antes las hemorroides y almorranas.

Un buen consejo es caminar. Al caminar vuelve a circular la sangre y alivia la inflamación.
También es aconsejable incluir más fibra en la dieta para evitar el estreñimiento.
Puedes aplicarte de manera natural y casera, el aloe vera o sábila.
Las cremas antihemorroides suelen funcionar muy bien.
Por otra parte, puedes hacer baños de asiento con agua fría y luego tibia. También puedes aplicar hielo, el frío reduce la inflamación.
Existen remedios caseros y naturales (que puedes ver en este blog) que utilizan: manzanilla y pétalos de rosas; espinacas; laurel, ajo y clavo; o flores de saúco.

En cualquier caso, las hemorroides y almorranas suelen desaparecer con el tiempo (a veces en 4 días), aunque en algunos casos, al perder la elasticidad de la piel, estas permanecen aunque de manera más relajada que después del parto.

El propóleo para hemorroides y almorranas.


El propóleo es una miel, una sustancia que obtienen las abejas de las yemas de los árboles y que luego procesan en la colmena, convirtiéndola en un potente antibiótico con el que cubren las paredes de la colmena y con el fin de combatir las bacterias, virus y hongos que puedan afectarla.

Las propiedades del propóleo son muchas, y desde hace siglos se ha utilizado para remediar los dolores y las molestias producidas por el colo irritable, hemorroides, fístula anales y peri anales, colitis ulcerosa...

Para poder utilizar los beneficios del propóleo para combatir las hemorroides y almorranas existen cremas y tinturas alcohólicas. Las pomadas tópicas de propóleo, cremas, lociones, bálsamos y extractos generalmente son aplicados directamente en el área que se va a tratar. No se recomienda aplicarse cerca de los ojos. Puede irritar, aunque creo que ese no será nuestro caso.

Puedes aplicarte agua de propóleo después de ir al baño. Lavarte bien y con jabón y una vez seca la zona te lo aplicas con una gasa desinfectada.

Durante el embarazo pueden aparecer con bastante frecuencia hemorroides y almorranas. Tomar propóleo es en principio inocuo. De todas formas antes de tomar propóleo , si estas embarazada, debes informarte. Añadir cualquier suplemento alimentario debe ser revisado por el médico.

Hemorroides en embarazadas.


Un incidencia alta de síntomas hemorroidales ha sido encontrado en mujeres embarazadas, antes y después del parto. Las hemorroides trombosadas son una condición dolorosa y común durante el embarazo y en el periodo de post parto. Se encontró que los partos traumáticos y de bebés pesados son concomitantes con las hemorroides trombosadas; Además, un estudio en Francia encontró una incidencia de 9.1% en los últimos tres meses de embarazo, y en un amplio estudio en Australia se encontró una incidencia de 25% en mujeres que tuvieron cesáreas.

¿Qué se puede hacer entoces?
Beba líquidos en abundancia.

Beba por lo menos de 8 a 10 vasos de agua por día.
También ayuda tomar uno o dos vasos de jugos de fruta, como el de ciruela.
Coma alimentos ricos en fibra.
Coma frutas y verduras crudas, cereales de salvado y otros alimentos ricos en fibra.
Si siente un aumento de gas, incorpore gradualmente la fibra en su dieta.
El salvado de trigo es un buen suplemento de fibra porque produce menos gas que otros alimentos con gran contenido de fibra.


Haga ejercicio regularmente.

Con la aprobaión de su profesional de la salud, el caminar y realizar otras actividades inocuas durante por lo menos 30 minutos por día ayuda al sistema digestivo a funcionar adecuadamente.
Asegúrese siempre de averiguar con el profesional de la salud qué ejercicios puede hacer y cuánto tiempo puede mantener el programa de ejercicios.
No se demore.

Vaya siempre al baño en cuanto sienta ganas.

Si se demora, le costará más mover el vientre.


No aumente mucho de peso.

Aumente una cantidad adecuada de peso
No se pase de los límites de aumento de peso que le indique el profesional de la salud.
El exceso de peso pone más presión sobre el abdomen y tendrá más probabilidades de que le salgan hemorroides.


Evite estar de pie o sentada durante períodos largos.

Si debe permanecer sentada durante mucho tiempo, levántese y camine unos minutos cada hora o poco más.
Cuando esté acostada, descanse sobre el lado izquierdo para aliviar la presión.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...