Mostrando entradas con la etiqueta Remedios para curar las hemorroides.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Remedios para curar las hemorroides.. Mostrar todas las entradas

Fitoterapia y hemorroides.

Fitoterapia para las hemorroides: parte II.

Los preparados a base de Castaño de Indias (Los frutos y las semillas contienen flavonoides)En uso externo es antinflamatorio, antiedematoso y necrosante. Por vía intravenosa es tóxico (hemolítico)., Ruscus o Ginko mejorarán la circulación en esa zona (Se utilizan las hojas ) Por su contenido en biflavonoides actúa a nivel arterial, capilar y venoso. Es vasodilatador periférico y cerebral, tónico y antiespasmódico venoso, es decir activador de la circulación de retorno, antinflamatorio, antihemorrágico, y los Bioflavonoides (sustancias que se encuentran en la piel de naranjas y limones) fortalecerán las paredes de esas venas para que las hemorroides no sangren con facilidad.

Si vemos que el sistema nervioso está alterado podemos tomar infusiones de Melisa, Pasiflora, Azahar o Tila. O hacer ejercicios que ayuden a la circulación de retorno, como caminar.

Hemorroides y comidas picantes.

En principio, se daba por sentado que la comida picante era causa de origen y empeoramiento de las hemorroides o almorranas.
Ahora ha salido un estudio donde indica que se ha demostrado que no empeoran los síntomas de las hemorroides.
Otro estudios indican que la comida picante no causa hemorroides, sino solamente las irrita. (solamente?, eso es lo peor).
Pero bueno, eso que dicen los estudios es un poco relativo según quien los haga.

En fin, sabemos que las hemorroides o almorranas son venas intestinales. Y que la comida picante, al igual que mucha sal o el alcohol, irrita las paredes intestinales, que es donde se encuentran estas, por tanto no hace falta ser muy listo para ver la relación entre una cosa y otra.

De todas formas quien las tenga o haya tenido sabrá que es lo que le afecta más o menos. Y que aunque algunos estudios (en este caso uno) dicen lo contrario, es mejor prevenir y no creerse esa información de primeras.

Tipos de hemorroides.

Tipos de hemorroides:

Las hemorroides internas involucran las venas dentro del recto. Las hemorroides internas usualmente no duelen pero pueden sangrar sin ocasionar dolor.
Las hemorroides prolapsadas pueden estirarse hacia abajo hasta salirse del ano. Una hemorroide prolapsada puede volver a invaginarse dentro del recto por cuenta propia, o usted puede empujarla cuidadosamente de vuelta hacia adentro.
Las hemorroides externas ocurren en las venas afuera del ano. Pueden dar comezón o doler y algunas veces pueden rajarse y sangrar.
Si usted tiene una hemorroide puede sentir un abultamiento sensible al tacto en el borde del ano. También es posible que usted vea sangre en el papel higiénico o en el inodoro después de tener una evacuación intestinal.

Las hemorroides internas son las que más preocupan a la hora de tratar:

La mayoría de hemorroides dolorosas (de todo tipo) dejan de doler por cuenta propia en una a dos semanas. Si las suyas le siguen molestando hable con su médico.

La ligación con caucho (de la que ya se ha hablado) puede usarse para tratar hemorroides internas. Así se frena el flujo de sangre al área y la hemorroide se seca. Y se puede evitar la cirugía.
Otro método para evitar la cirugía de hemorroides internas es deshacerla con una sustancia química inyectada.

Las hemorroides y los tratamientos farmacéuticos.


Los consejos que recomendamos en la farmacia se basan en medidas higiénicodietéticas principalmente y en el empleo de productos de uso tópico que llevan sustancias vasoprotectoras, calmantes y antipruriginosos principalmente. El tratamiento debe adaptarse a las necesidades del paciente y a las molestias más características que relata. Es conveniente señalar que no existe un tratamiento farmacológico verdaderamente eficaz para las hemorroides dado que los productos tópicos empleados tienen un efecto esencialmente sintomático del dolor, del picor y de la congestión de las venas hemorroidales.

Las medidas higiénicodietéticas deben ser la base sobre la que descanse el tratamiento y en la mayor parte de los casos las que contribuyen a la eficacia en la desaparición de los síntomas.

En primer lugar es muy importante evitar el estreñimiento y los esfuerzos en la defecación. El consumo regular de fibra ayuda a que las heces sean más blandas y más fáciles de expulsar. También el abuso de laxantes catárticos, hábito muy extendido en la población femenina, puede originar la aparición de las dichosas hemorroides. Por lo que no es conveniente la toma indiscriminada y crónica de este tipo de productos, que generalmente se venden bajo la apariencia de hierbas para perder peso. Los laxantes recomendados en estos casos serán los no irritantes de la mucosa intestinal como la fibra y los mucílagos y los laxantes lubrificantes como el aceite de parafina.

Es necesario revisar nuestra dieta y prescindir o por lo menos disminuir la ingesta de alimentos como los embutidos, la carne, las comidas picantes, el alcohol, y el abuso de té o café fuertes.

Es muy importante la higiene de la zona anal. Hacer los llamados baños de asiento con agua templada después de cada deposición. Es mejor utilizar jabones ácidos y sin perfume para aliviar el picor. También es bueno usar toallitas especiales para el secado de la zona.

En cualquier caso el tratamiento de las hemorroides variará en función del tipo de paciente y del grado de evolución de las hemorroides. El tratamiento farmacológico por vía oral debe ser competencia del médico. El farmacéutico recomendará las medidas higiénicodietéticas que hemos comentado y en algún caso alguna pomada que sirva para aliviar los síntomas momentáneamente.

Las hemorroides son una afección que tiende a ocultarse o por los menos el paciente suele aceptar este trastorno y sufrirlo como decía el anuncio "en silencio" y muchas veces no lo comenta ni siquiera con el médico. Se llega a confesar que se tienen hemorroides cuando en realidad se está sufriendo una trombosis hemorroidal o por lo menos el paciente presentar un grado avanzado de la enfermedad.

Por lo que nuestro consejo final como farmacéuticos es que no se deje pasar el tiempo, que cuando se comience con molestias hemorroidales se pongan todos los medios a nuestro alcance para que la cosa no vaya a más y observar siempre las medidas sencillas que hemos apuntado.


Fuente: www.farmaciaroman.com

El consumo de alcohol y las hemorroides.


Se aconseja beber bastante líquido mientras se tiene hemorroides. Por supuesto, el alcohol no se incluye en el grupo de líquidos aconsejados. El alcohol tiene un efecto nefasto para las hemorroides.
Seguramente, si alguna vez has sufrido hemorroides y te has ido de juerga y has bebido unas cuantas copas, habrás notado que al día siguiente e habrá empeorado significativamente. Posiblemente habrá sangrado más y te habrá dolido más. Esto se debe a dos motivos:

1º- El alcohol produce una irritación del intestino y sobretodo al paquete venoso ,donde se forman las hemorroides (venas inflamadas).

2º- El alcohol deshidrata y acidifica al cuerpo lo cual perjudica a nuestra hemorroides. Si alguna vez va a una barra observe la frecuencia con la que la gente de la barra tiene que visitar el baño. Es decir, que cuando tomamos alcohol deshidratamos el cuerpo, el cual necesita estar más hidratado para favorecer la reducción de la hemorroides.

Y por último, si estas tomando medicamentos como tratamiento médico para las hemorroides, el alcohol puede anular o aumentar descontroladamente los efectos de los medicamentos.

Hemorroides en embarazadas.


Un incidencia alta de síntomas hemorroidales ha sido encontrado en mujeres embarazadas, antes y después del parto. Las hemorroides trombosadas son una condición dolorosa y común durante el embarazo y en el periodo de post parto. Se encontró que los partos traumáticos y de bebés pesados son concomitantes con las hemorroides trombosadas; Además, un estudio en Francia encontró una incidencia de 9.1% en los últimos tres meses de embarazo, y en un amplio estudio en Australia se encontró una incidencia de 25% en mujeres que tuvieron cesáreas.

¿Qué se puede hacer entoces?
Beba líquidos en abundancia.

Beba por lo menos de 8 a 10 vasos de agua por día.
También ayuda tomar uno o dos vasos de jugos de fruta, como el de ciruela.
Coma alimentos ricos en fibra.
Coma frutas y verduras crudas, cereales de salvado y otros alimentos ricos en fibra.
Si siente un aumento de gas, incorpore gradualmente la fibra en su dieta.
El salvado de trigo es un buen suplemento de fibra porque produce menos gas que otros alimentos con gran contenido de fibra.


Haga ejercicio regularmente.

Con la aprobaión de su profesional de la salud, el caminar y realizar otras actividades inocuas durante por lo menos 30 minutos por día ayuda al sistema digestivo a funcionar adecuadamente.
Asegúrese siempre de averiguar con el profesional de la salud qué ejercicios puede hacer y cuánto tiempo puede mantener el programa de ejercicios.
No se demore.

Vaya siempre al baño en cuanto sienta ganas.

Si se demora, le costará más mover el vientre.


No aumente mucho de peso.

Aumente una cantidad adecuada de peso
No se pase de los límites de aumento de peso que le indique el profesional de la salud.
El exceso de peso pone más presión sobre el abdomen y tendrá más probabilidades de que le salgan hemorroides.


Evite estar de pie o sentada durante períodos largos.

Si debe permanecer sentada durante mucho tiempo, levántese y camine unos minutos cada hora o poco más.
Cuando esté acostada, descanse sobre el lado izquierdo para aliviar la presión.

Dieta y hemorroides o almorranas.


Cuando sufrimos hemorroides, lo principal es buscar alimntos que no irriten el colon y que favorezcan el paso intestinal. El agua siempre es un buen aliado para favorecer esto. Y cuando se trata de alimentos, tomaremos los que son ricos en fibra.

Alimentos ricos en fibra: La fibra es muy necesaria para evitar el estreñimiento. Los alimentos ricos en fibra favorecen las expulsión de las heces que son al mismo tiempo mucho más blandas por lo que no dañan tanto las paredes del ano y las venas que allí pueden existir. Por otra parte, al facilitar la evacuación, ayudan a la persona a no tener que realizar tanta fuerza por lo que, al no existir tanta presión, no se alteran tanto las venas del ano.

Entre los alimentos ricos en fibra tenemos los siguientes:

Los cereales integrales: Los cereales integrales ( arroz, maíz, avena, trigo, etc.) contienen mucha fibra. Entre todos ellos es la avena la que contiene más fibra soluble, de ahí que se aconseja tomar este alimento en forma de copos, especialmente durante el desayuno. El pan integral o pastas integrales son alternativas sabrosas y sanas para sus homologos industrializados.

Las legumbres: Las legumbres ( lentejas, alubias, judías, guisantes, habas, garbanzos, soja, etc.) constituyen un grupo de alimentos muy ricos en fibra. Entre todos ellos merecen ser nombradas especialmente los garbanzos.

Las frutas: Aunque el contenido en fibra de las frutas no alcanza el de los cereales o legumbres, las frutas son alimentos que contienen bastante fibra aparte de ser jugosas y aportar grandes cantidades de líquido que ayudarán a la deposición. Naranjas, las manzanas los higos, las fresas, los kiwis, los plátanos y las peras.

Las verduras y hortalizas: constituyen otro grupo de alimentos ricos en fibra.

Dieta y hemorroides o almorranas.

Hay alimentos que deben ser evitados para prevenir o suavizar el efecto de las hemorroides o almorranas.
Entre los alimentos que se deben evitar y tomar en menos proporción hay:

Cereales no integrales: Al refinar los alimentos estos pierden su fibra (aparte de varias cosas esenciales más).El arroz blanco, pan blanco o pasta no integral ,los productos de repostería realizados mediante harinas refinadas, como las galletas, los pasteles, etcresulta poco recomendable en la dieta de la persona que padece de hemorroides. Al perder la fibra dificultan el paso intestinal y agraban e irritan las mucosas y hemorroides.

Azúcares refinados : Los azúcares refinados son muy pobres en fibra, favorecen el estreñimiento y perjudican a la persona con hemorroides. Por o hablar de los desajustes de glusosa e insulina que se producen en la sangre.
Llevan azucar blanco: las pastas, los pasteles, los caramelos o los dulces en general que contienen este tipo de azúcares.

Picantes: Los picantes irritan el intestino y aumentan el dolor o escozor de las hemorroides. No conviene tomar alimentos condimentados con mostaza o pimienta cuando se sufre de almorranas.

Alimentos en salazón o que contengan mucha sal: La sal en exceso perjudica las hemorroides. No resultan convenientes los alimentos conservados en sal con este problema.

Alcohol o café: Por sus propiedades estimulantes y vasoconstrictoras el alcohol o el café no resultan convenientes.

Remedio efectivo y rápido para las hemorroides. Sábila o Aloe.


Aunque ya he hablado del Aloe o la Sábila como remedio pra las hemorroides, quiero destacar este eficaz remedio por su importancia en el tratamiento de las hemorroides.

Para prevenir la aparición de hemorroides, se recomienda mantener una dieta alta en fibra, consumir entre 8 y 10 vasos de agua al día y mantenerse activo (hacer ejercicio). La ingesta de especias altas en sodio o picantes puede agravar la situación.

Pero cuando las hemorroides ya han aparecido hay que actuar sobre ellas y sobre lo que las originan.

La sábila (o Aloe Vera) tiene grandes propiedades curativas, entre ellas: Desintoxicante, nutritiva, cicatrizante, antibiótica, desinflamante, contra acidez estomacal, úlcera gástrica, colon tóxico, estreñimiento, hemorroides... es maravillosa.

Como ya se ha comentado, se puede aplicar el Aloe en forma de pomada o de supositorio. Esto reducirá los sintomas, las molestias. Pero para eliminar las causas la sábila debeaplicarse de otra forma.

Para ello debe tomarse durante unos días, unos 5 días seguidos, pasta (del interior de la hoja) de sábila o Aloe, junto con algún tipo de fibra y agua (fruta jugosa), para facilitar la bajada por el intestino de esta mezcla y limpiar el colon. Hay que tener en cuenta que el Aloe se oxida en un día. Por tanto este preparado debe tomarse todos los días. Y mejor en ayunas.

Durante el proceso de limpieza no debe tomarse café u otras bebidas o comidas pesadas o irritante.

Es lo más efectivo y natural que existe.

Remedios de la botica para las hemorroides I

Ungüento de manzanilla y pétalos de rosa
Desgraciadamente, las hemorroides y las fisuras anales son muy comunes después de un parto. Este
ungüento de manzanilla y pétalos de rosa es un remedio excelente.
Ingredientes
250 ml de aceite de germen de trigo
10 g de manzanilla
Los pétalos de 2 rosas
20 g de cera de abejas
20 g de lanolina
Preparación
Mezclar con el aceite de germen de trigo, la manzanilla y los pétalos de rosa, calentando suavemente la
mezcla durante 1 hora y filtrándola a continuación.
Mientras, se funden la cera de abejas y la lanolina, que se mezclarán con el aceite obtenido tras la hora de
cocción. El ungüento se verterá en un bote esterilizado donde se dejará solidificar antes de utilizarse.
Uso
Puede aplicarse varias veces al día durante 7 días. La mejora es casi inmediata.

Remedios de la botica para las hemorroides II

Cocimiento de ajo, laurel y clavo
Las hemorroides son una afección muy incómoda, pero las molestias pueden reducirse con este
cocimiento.
Ingredientes
3 dientes de ajo
1 puñado de clavo
2 hojas de laurel
½ l de agua
Preparación
Mientras se pone a hervir el agua, se machaca el ajo en un mortero. Cuando el agua empiece a hervir se añade el clavo, el laurel machacado y el ajo. Ha de cocer durante ½ hora a fuego lento y dejarse reposar después durante otros 10 minutos. Por último se cuela.
Uso
Aplicar sobre la zona afectada con una compresa o un poco de algodón.

Remedios caseros y naturales contra las hemorroides I.

Remedio para la hemorroides 1: La crema de hamamelis se ha utilizado normalmente para rozaduras y daños en la pie. Aplicarla en la zona del esfinter y especialmente si hay sangrado. Colocarlo en un algodón y dejar que haga efecto.

Remedio para la hemorroides 2: Calentar un poco de membrillo y hacer puré. Posteriormente y una vez esté frio aplicar sobre la zona anal para calmar las molestias. Repetir varias veces al día, durante al menos dos dias seguidos.

Remedio para la hemorroides 3: Efectuar baños de asiento con agua fría durante un par deminutos para aliviar el dolor. Esto ocurre debido a que el frío tiene cierto efecto analgésico y rebaja el hinchazón. Los lavados deben realizarse, preferiblemente, por la mañana, y especialmente después de defecar.

Remedio para la hemorroides 4: Colocar en un litro de aceite de oliva virgen, unas ramas dehipérico en flor. Luego, ubicar el recipiente expuesto al sol durante unos días hasta que el aceite tome un color rojo cobrizo. Después aplicar directamente esta preparación sobre el área donde se sienta molestas.

Remedio para la hemorroides 5: Hervir durante 10 minutos en aguados o tres castañas. Luego, empapar una gasa con esta preparación y aplicar fría sobre las zonas afectadas por hemorroides. Dejar actuar durante 10 minutos y posteriormente, limpiar la zona.

Remedios caseros y naturales contra las hemorroides II.

Remedio para la hemorroides 1: También es un remedio natural y casero el ungüento de manzanilla y pétalos de rosa para combatirlas hemorroides.

Éste se elabora con 250 ml de aceite de germen de trigo, 10 gramos de manzanilla, los pétalos de 2 rosas, 20 gramos de cera de abejas y 20 gramos de lanolina. Se mezcla con el aceite de germen de trigo, la manzanilla y los pétalos de rosa, calentando suavemente la mezcla durante 1 hora y filtrándola a continuación

Mientras se funden la cera de abejas y la lanolina, se debe mezclar con el aceite obtenido tras la hora de cocción. El ungüento se verterá en un tarro esterilizado donde se dejará solidificar antes de usarse. Se aplica luego en la zona donde se encuentra el hemorroide.

Remedio para la hemorroides 2: Realizar baños de asiento con una decocción de hojas y brotes de zarzamora, ya que ayuda a desinflamar o evitar el sangrado

Remedio para la hemorroides 3: Realizar una decocción para baños de asiento de roble el cual reduce la inflamación anal, detiene las pequeñas hemorragias y favorece la cicatrización.

Remedio para la hemorroides 4: Preparar jugos de zanahoria o nabo. Se recomienda beberlos una o dos veces al día

Remedio para la hemorroides 10: Aplicar, mediante un hisopo rectal de algodón, una pequeña cantidad de petrolato tratando que se introduzca hasta un centímetro y medio en el recto

Remedios caseros y naturales contra las hemorroides III.

Estos son algunos remedios caseros para evitar la aparición de hemorroides o intentar aliviar sus efectos.

Remedio para la hemorroides 1: El Aloe vera es un cicatrizador natural y regula el funcionamiento de la mucosa intestinal gracias a unos de sus componentes (Aloemodina), Si se aplica la pulpa de la planta en la parte afectada se conseguirá un alivio significativo.

Remedio para la hemorroides 2: Otro remedio natural y casero es la patata, se debe pelar una patata y cortarla en trozo en forma de supositorio. El almidón de la patata le confiere propiedades curativas en la piel donde se aplica.

Remedio para la hemorroides 3: Igualmente, para aliviar el dolor, un remedio de la abuela recomienda aplicar tres veces al día una cataplasma con queso fresco. Refrescará y reducirá el hinchazón.

Remedio para la hemorroides 4: El tomate así como el pepino se ha utilizado desde hace muchos años para cuidar el cutis. Un caplasma de tomate aplicado en la zona afectada cicatriza y reduce el enrojecimiento de la zona.

Remedio para la hemorroides 5: Los ajos tienen propiedades antisépticas, elaborar un cocimiento de 3 dientes de ajo, 2 hojas de laurel y varios clavo y un ½ litro de agua. Aplicarselo en el esfinter anal.

¿Cuales son los síntomas de las hemorroides?


Entre los principales síntomas que se producen a causa de las hemorroides, la más común es la aparición de sangrado rectal escaso y molestia y dolor al defecar. Muchas veces, cuando se ha defecado o posteriormente, se notan palptaciones en la zona rectal originada por la hinchazón e irritación de la zona.
A causa del sangrado continuo y su desgaste se pude producir anemia.
Cuando se complican las hemorroides y no son cuidadas, estas pueden producir una estrangulación de si mismas, se produce entonces una trombosis con el característico color morado.
Otro síntoma típico es que las hemorroides a menudo cubren el ano, haciendo que éste no pueda ser visto.Las hemorroides podrían salir del ano, esto es sobresalir, otras veces permanecen dentro del ano fuera de la vista, mientras que algunas hemorroides se desarrollan en la piel fuera del ano.
Se pueden observar sentado y con la ayuda de un espejo.
Otro síntoma de las hemorroides puede ser que causen una sensación de no vaciar completamente el intestino - usted no se sentirá como si hubiera vaciado su intestino, aún cuando lo haya hecho. Este síntoma es particularmente desagradable, porque tratar de sacar una deposición que no está ahí puede agravar o causar hemorroides.

Como se forman las hemorroides.


Aunque se desconocen las causas exactas y parece que existe un factor hereditario, la posición erecta de la persona continuamente durante su trabajo diario en las personas delgadas y altas, o la posición siempre sentada en las personas bajas y gruesas, provoca esfuerzos de presión en las venas rectales que a veces ya es motivo para que se abulten.

Otras causas importantes en las hemorroides son la edad, el estreñimiento crónico o la diarrea, y el embarazo. Cada uno de ellos puede ocasionar que los tejidos que aguantan las venas se distiendan. como consecuencia, las venas se dilatan, sus paredes se afinan y sangran. Si continúa el estiramiento y la presión, las venas debilitadas sobresalen del ano y se ocasiona la procidencia.

¿Qué son las hemorroides?

A menudo descritas como "venas varicosas del ano y del recto", las hemorroides son vasos sanguíneos dilatados y protuberantes dentro y entorno al ano en la parte baja del recto. Las hay de dos tipos, "Externas" e "Internas", según donde estén situadas.

Las hemorroides externas se ocasionan cerca del borde del conducto anal y se hallan cubiertas de una piel muy sensible. Si se desarrolla un coagulo de sangre en una de ellas, se ocasiona una dolorosa hinchazón llamada "trombo" fácilmente extirpable con anestesia local sin guardar cama. Al tacto del dedo la hemorroide externa es un bulto duro y sensible.

Las hemorroides internas se dilatan dentro del ano, debajo de la capa interna del recto, llamada mucosa. Los síntomas más corrientes son la hemorragia indolora y la salida también indolora, total o parcial tan sólo de estas hemorroides internas durante la evacuación, llamada procidencia. Sin embargo una hemorroide interna puede volver a introducir. Es el llamado estrangulamiento

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...