Mostrando entradas con la etiqueta calor.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta calor.. Mostrar todas las entradas

EL CALOR Y LAS HEMORROIDES.

El calor. Seguramente habréis oído, o padecido si es el caso, que durante unos días de calor y bochorno, hay personas que se quejan de piernas hinchadas, que les duelen las piernas, que retienen líquidos o que les duelen las varices y se produce una mala circulación sanguínea sobre todo en las piernas. El motivo de esto es que el calor dilata las venas e impide que la circulación sanguínea se produzca con fluidez.

Pues así, igual que vemos que el calor continuado es perjudicial para las varices, para la circulación sanguínea, podemos llegar a la conclusión de que el calor continuado es muy perjudicial para las hemorroides. No es de extrañar que aquellas personas que más sufren de hemorroides son en general aquellas que, por sus circunstancias (como el trabajo), tienen que permanecer sentados en una silla durante horas y horas al día. Estar sentado tanto tiempo lo que hace es retener y almacenar el calor irritando aun más la zona anal. Y al calor hay que añadirle la presión continuada que se ejerce sobre esta zona dificultando el riego sanguíneo fluido, agravando aun más los problemas de hemorroides y almorranas.

Es por eso que si sufres de hemorroides o almorranas, es conveniente que evites el calor en la zona. No obstante, el calor no es del todo perjudicial si se hace con moderación.

FRÍO - CALOR

Uno de los tratamientos para combatir las hemorroides es alternar frío-calor. Por una parte el frío contraerá la inflamación y por otra el calor relajará la zona y reducirá el dolor.

No obstante, aunque con el frío sintamos un gran alivio, es mejor no aplicarlo durante un periodo muy prolongado ya que pasado un rato el frío es contraproducente. sI

Lo mismo sucede con el calor, se debe aplicar un calor suave y no dejarlo un periodo muy prolongado.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...